El término de potencia juega un papel muy importante en la factura eléctrica de cualquier suministro ya que supone aproximadamente la mitad del coste total de la factura y depende de la potencia que se tenga contratada. Esta potencia contratada se debe de elegir en función de la potencia total simultánea que el usuario estima que va a consumir en un momento determinado.

  • Si la potencia está mal contratada por exceso ( la potencia que demandamos es superior a la contratada), la potencia que factura la Compañía eléctrica es aproximadamente la potencia que hemos contratado mas 3 veces la potencia que nos hemos pasado sobre lo contratado.
  • De la misma manera si la potencia está mal contratada por defecto ( la potencia que demandamos es inferior a lo que contratamos), la Potencia que factura la Compañia Eléctrica es siempre la contratada aunque no hayamos llegado a demandarla.​

Esto hace que sea fundamental económicamente que la potencia esté optimizada.

En RG estudiamos sus pautas de consumos y le recomendamos la potencia óptima que require.

Los ahorros pueden llegar a ser de miles de euros anuales.